Monday, October 30, 2017

'Wait in the Car' by The Breeders (4ad, 2017)














mantrakaraokelipsync 
apofenia & profecía

[ 'cause strategies are for punks_sinner I ]





El Real Deal es nuestro nerding-trainning para dicha gemelística velada portlandeninese

[ jenny holzer ]





















From The Living Series (1980-1982)
Placa de bronce y pintura.
Dimensiones: 15.2 x 25.4 x 1 cm.





(Esta TLS de Holzer me encontró husmeando en el segundo piso de la colección permanente de:) The Baltimore Museum of Art






Wednesday, October 25, 2017

'Dispatch from Mar-a-Lago' by L7


♥♥  ♥    ♥       ♥                  ♥





 








Tuesday, September 12, 2017

[ blanca varela ]







Hasta la desesperación requiere un cierto orden […]
Hay que saber perder con orden.
[…] una desesperación auténtica no se consigue de la noche a la mañana. Hay quienes necesitan toda una vida para obtenerla. No hablemos de esa pequeña desesperación que se enciende y apaga como una luciérnaga. Basta una luz más fuerte, un ruido, un golpe de viento, para que retroceda y se desvanezca.
     Y ya con esto hemos avanzado algo. Hemos aprendido a perder conservando una postura sólida y creemos en la eficacia de una desesperación permanente.
   Recomencemos: estamos acostados bocarriba (en realidad la posición perfecta para crear es la de un ahogado semienterrado en la arena). Llamemos cielo a la nada, esa nada que ya hemos conseguido situar. Pongamos allí la primera mancha. Contemplémosla fijamente. Un pestañeo puede ser fatal. Éste es un acto intencional y directo, no cabe la duda. Si logramos hacer girar a la mancha convirtiéndola en un punto móvil el contacto estará hecho. Repetimos: desesperación, asunción del fracaso y fe. Este último elemento es nuevo y definitivo.*

 




 *fragmento del poema Del orden de las cosas






'Here no more' by The Breeders (from Mountain Battles, 2008)








sería un cold open y también un súbito final en freeze frame. Una canción cuyos acordes sucederán apenas unos segundos antes que los créditos en un fade out black que no-negro sino-marrón, como un abismo asoleado, un velado negativo para que escurra el sonido de las cosas que la gravedad reclama; será una oración, ventriloquía o lipsync, un mantra para karaoke: Not lost but gone before: here no more, here no more. Each day the long light dims and fades. Not lost but gone before. Creation sinks, mountains bring. Ages born through memory and lore. Upon a saw tall timbers fall: here no more, here no more. The light shines close, echoes low of your sweet voice, I weep and mourn. Upon a saw tall timbers fall: here no more, here no more. Not lost but gone before: here no more, here no more. Each day the long light dims and fades. Not lost but gone before. Each day the long light dims and fades: here no more: here: no more. Abducidos por moléculas de sonido no pensamos en la vida pero, al final de la melodía, nos sorprenderá una rutina luminosa, llena de tiempo y de cosas que iremos confundiendo en la emergencia para luego olvidarlo todo, epifanías anagnórisis apofenias metafísica anoréxica.












Friday, September 08, 2017

[ claudina domingo ]







Ella seguía durmiendo. Su piel es de un moreno muy claro con tonos amarillos, como la madera de pino. Su rostro es fuerte: los pómulos altos y los maxilares pronunciados. Eso le da un aire de varón apuesto, pese a los pechos y labios femeninos. Es como si hubiera dudado, en ese principio de las cosas, entre ser un muchacho delicado o una mujer correosa. Y se quedó dudando, esperando que alguien más tomara la decisión. Tiene los dedos de las manos ocres y lastimados, y sueña: sus ojos, bajo los párpados, se movían como limpiaparabrisas. Abrió un poco la boca y relajó las manos entrelazadas. Me hubiera gustado adelgazar hasta convertirme en un filito de humo y meterme entre sus pestañas a mirar sus sueños.*








*fragmento del cuento El agua invicta








Monday, August 07, 2017

[ severo sarduy ]






Tampoco murió la Enana.
   Escapó en su patatú carioca, aunque, la pobre, más adefésica y escuchimizada que antes, si es posible.
   Desapareció en el delta, cuidadora de perros para barcazas y, según parece, viviendo con ellos, sarnosa y nocturna, ella que era tan pizpireta y presumida.  
   Pero, ver para creer: travestida en varón, con un trajecito de terciopelo blanco y un gran lazo punzó en el cuello, guantes de cabritilla y un perrito personal, chiguagua para no romper las proporciones, y monísimo, hecha un verdadero príncipe arrogante y veleidoso, exigiendo un cambio completo de maquillaje y vestuario a la menor contrariedad, o la substitución de todo el equipo técnico, hoy triunfa en Hollywood.
   Con el pseudónimo tolosano de Hervé de Villechaise, y una biografía mechada con anécdotas hurtadas al curriculum de las grandes estrellas, o al de la nobleza napoleónica, como un verdadero bebé foca, pasó a nado y sin mal la frontera, suscitando el desquicio de los pastores alemanes que vigilan el estrecho río, y que, perturbados por sus olores, comenzaron a babear y a dar vueltas en redondo, tratando, los muy sangrones, de morderse la cola.
   Sin más bagaje que su verborrea y un saco de cuero de bandido siciliano, que ahora substituía, repleto de drogas y de navajas, a la pavosa carterita de galalí con fruticas de brilladera, se personó un día solicitando un empleo de chofer de locomotora, para un trensito de niños, en los estudios más prestigiosos de la Meca del Séptimo Arte.
   Lo contrataron enseguida, pero para protagonizar una serie policíaca. Y en cine sonoro.
   Hoy, con sus veintisiete kilos y esa estatura que justifica el socorrido aforismo sobre el perfume bueno, aparece en una revista americana mostrando sus residencias secundarias, y en las últimas piscinas que disfruta, palanganas deformes que él mismo diseña.
   Se ha casado tres veces, y sus mujeres, de talla normal, aseguran que es un amante excepcional.
   Aprendió a cocinar.












Colibrí (Editorial Diana, 1988. Primera edición).

Friday, August 04, 2017

'Facades' by LIMP WRIST (2017)




 


Hace menos de un año empecé a desarrollar un desfasado gusto por Limp Wrist. Digo desfasado porque cuando los escuché por primera vez, hace quince años, en la capital del universo also known as Monterrey, me pasaron desapercibidos; ese día estaba con un amigo grindcorero-straight edge, en lo que sería su efímero changarrito de piercings dentro de un lugar llamado el Mercado Fundadores, comíamos lonches de aguacate con aguacate, él los estaba preparando. En ese entonces, ambos participábamos en las jornadas críticas contra la globalización por la Cumbre de la ONU que se llevaba a cabo en nuestro pavimentado pueblito. Entre jornada y jornada, tocadas, conferencias, zapatistas y monos blancos, fuimos a comer lonches de aguacate a su lugar. Puso un cassette y me dijo, es la otra banda del vocalista de Los Crudos, se llaman Limp Wrist, está chida, es como homo-core, como powerviolence pero en gay, como straight edge pero con sexo... gay. Esa misma tarde llegaba George W. Bush a la ciudad (a siete meses de haber declarado la abierta guerra contra el terrorismo post 9/11) y Vicente Fox haría la funesta llamada del "comes y te vas" a Fidel Castro. Igualmente, esa tarde las comitivas de Fidel y Bush -con sus escalades negras, blindadas y sus respectivas banderitas cubanas y gringas- se encontrarían en una avenida de la colonia San Rafael, en Guadalupe, Nuevo León. El cassette sobregrabado, pirata, se acabó de un lado y del otro. Salimos, o más bien, emergimos del Fundadores hacia la superficie y mi amigo me preguntó si me había gustado Limp Wrist. Le dije que estaba chido aunque no había puesto demasiada atención ni al aguacate ni a la banda, tenía una suerte de adrenalina de manifestación y había faltado a la facultad durante los días de las jornadas, así que también estaba estresada por eso. Si quieres te grabo una copia, le dije que sí, que después. Nunca pasó. Pasó la historia y sus cosas, los entonces del entonces, una sobreacumulación de instantes y daños colaterales A mi amigo no lo he vuelto a ver desde la fiesta inauguración de su negocio de perforaciones y tatuajes (que ya no existe) en Pino Suárez, ese día también fue la última vez que vi a los Cabezas Podridas.


Tocada del 26 de julio de 2014, en el FED UP FEST, en Chicago, IL.

Hace menos de un año estaba en la Taang!, mi tienda barrial, cueva favorita y fuente inagotable de conocimiento sonoro, y ahí pusieron a Limp Wrist y súbitamente saboreé el doppler del aguacate fantasma humedeciendo el pan, las consignas, mi intentona de hablar en un paupérrimo italiano con los monos blancos, el italiano y el pan, el aguacate y la voz del Guasón diciendo es como homo-core, es como powerviolence pero en gay, como straight edge pero con sexo... gay. Y pensé, es homocore, es gay powerviolence, es gay straightedge. Ahora. Es. Y hace quince años aún era una contradicción, un cassette sobregrabado, pirata, furtivo, entredientes, confesado sólo a lxs flexibles. Empecé a escucharlos, ver tocadas y entrevistas en youtube, me compré una camiseta que dice Limp Wrist/ FAGS HATE GOD, que, by the way, ha levantado polémica cuando me la pongo. (Do you really believe that? What? THAT! It is a QUEERCORE band, sir, I don't know what you're talking about. Silencio. Really? I'll look for them. I hope you like them, they are pretty political). Sobre el desfase en la memoria y el doppler del aguacate, dice Fredric Jameson que, los recuerdos son recuerdos de los sentidos y no de la entidad en su totalidad (el yo), no, más bien dice: memories are first and foremost memories of the senses [...] it is the senses that remember and not the person or personal identity.
La "polémica" camiseta, 'cause you know HATE is not constructive
(btw, si quieren no ser constructivos y tener esta camiseta de Limp Wrist
el gran Brian Stern de Bad Skulls, se las puede serigrafiar on demand.)



Puedes conseguir Facades de Limp Wrist en su bandcamp y apoyar la distribución independiente de su nuevo material. Neta, cada vez que escucho a Martín Sorrondeguy hablar sobre feminismo, activismo latino, trans y queer, punk y género, me dan unas terribles y ñoñas ganas de llorar y me da un chingo de emoción saberlo en este mundo en estos tiempos. Compren el disco, period.